Poca vergüenza

La que ha tenido la persona que, aprovechando un solo minuto de despiste, ha “hurtado” esta mañana el peluche de Nadia cuando entrabamos a IKEA.

Nos hemos acercado a la ludoteca para que Nadia pasase el rato mientras nosotros hacíamos las compras. La recepcionista nos ha dicho que había demasiada gente y que no sería posible dejarla hasta las 4, así que nos hemos ido. Cuando habíamos dado 10 pasos nos hemos dado cuenta de que no llevábamos el peluche, que nos lo habíamos dejado en el mostrador y hemos dado la vuelta. Al llegar, no habrían pasado ni 2 minutos, la recepcionista nos ha dicho que un señor que hacía cola detrás de nosotros se lo metido en un bolsillo tan pronto nos hemos dado la vuelta y…. se ha marchado velozmente.

  • Este señor estaba  detrás de nosotros y veía a Nadia jugando con el peluche.. ¿tanto necesitaba un peluche para llevárselo aprovechando un descuido?
  • La empleada ha visto igualmente a Nadia jugando con el peluche y no ha hecho nada por evitar este señor se lo llevara. ¿Es éste el grado de compromiso que tiene un empleado de IKEA con los clientes? Mucho identificarse y controlar al niño, pero obviamente no voy a volver a fiarme de ellos para que cuiden a Nadia.

José Carlos Agrela

One Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *